¿Y… cómo digiero tanta información?

No han pasado muchos años desde que solo existían tres fuentes de información: radio, tv y prensa escrita, aunque desde la llegada de Internet hemos sido testigos de una revolución digital cuya consecuencia no es otra que la posibilidad de recibir información inmediata sobre cualquier tema o persona, desde cualquier parte del mundo, a un simple clic.

De ahí que, un derecho por el que históricamente se ha luchado tanto, como lo es la intimidad de las personas, difícilmente puede protegerse más, cuando nosotros mismos olvidamos la importancia de velar nuestra privacidad.

Es por ello que, hoy en día, debemos concentrarnos en preservar al máximo nuestra privacidad e intimidad, pero también resulta indispensable revisar nuestra actitud frente a la infinidad de información con las que nos topamos a diario, la cual puede dañar la integridad de otros.

Es conveniente recordar que, escoger solo una fuente de información en relación a cualquier tema o persona, resulta inapropiado, o lo que es más peligroso, nos priva de obtener una información veraz. Recordemos que, una vez se lanza a los medios cualquier información ya no hay vuelta atrás, pero como espectadores sí podemos hacer tres cosas que hoy en día son importantes para ayudar a preservar la dignidad e intimidad de quienes habitamos este mundo:

1. Consultar diversas fuentes de información en relación a la misma noticia.

2. Evitar juicios innecesarios, siendo compasivos con lo que leemos.

3. No olvidar que el derecho a la intimidad y privacidad de las personas, son indispensables a la hora de mantener la integridad de las mismas;

Recordemos que, hoy somos consumidores de información pero fácilmente podríamos convertirnos en víctimas de ésta;

¡La información es fundamental pero siempre es importante tomarla con beneficio de inventario!

 

Copyright Indapro Abogados 2013

Desarrollado por Corem Web